Día mundial de la energía

El Día Mundial de la Energía se instituyó en 1949, con el objetivo de promover el uso de fuentes alternativas y disminuir el uso de las energías no renovables.

La energía es la capacidad para hacer, transformar, poner en movimiento o generar algo y proviene de muchas fuentes, se le clasifica en no renovable o renovable. La primera se origina de fuentes agotables, tales como el carbón, el gas natural y el petróleo; la segunda, en cambio, es virtualmente perdurable y podemos obtenerla de la luz del Sol, energía solar, del agua, energía hidráulica, del viento, energía eólica.

Uno de los últimos informes anuales del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) señala que más de un tercio de la población mundial no tiene acceso a las formas avanzadas de energía y que los 30 países más desarrollados del planeta, que representan un 15% de la población total, consumen más del 60% de estas formas modernas de energía.

Asimismo, se calcula que aproximadamente el 80% de la energía se produce con base de combustibles fósiles, de esta un 36% es proveniente del petróleo y sólo un 2% resulta de energías renovables.

La generación de energía por fuentes no renovables (petróleo, carbón y gas) hasta el momento ha provocado grandes impactos negativos al medio ambiente y se considera que es la causa de los principales problemas ambientales que aquejan al planeta. La generación de energía no es la única gran fuente de contaminación, pero está directamente relacionada a la provocación de emisiones de gases o efecto invernadero (GEI) vinculados al Cambio Climático.

El mal uso de la energía ha producido un deterioro y debilitamiento de los recursos naturales; lo que ha conducido a una desertización, erosión y contaminación del planeta, ocasionando daños irreversibles en el medio ambiente, ejemplo de ello es el cambio climático, el cual se ha agravado gracias a la emisión de gases de efecto invernadero por la quema de combustibles fósiles.

Un uso incorrecto y abusivo de la energía tiene como consecuencia el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero. Esto conlleva al deterioro de los ecosistemas y agudizamiento del cambio climático.

Por eso, la apuesta debe ir encaminada a las llamadas “energías limpias”, que procedan de elementos naturales renovables y no contaminantes, como el viento, el agua o el sol.

La Unión Europea ha marcado como objetivo que en el año 2020, un 20% de la energía usada sea renovable. En muchos países europeos como Dinamarca o Suecia, se lo han tomado muy en serio y prefieren no depender de las fluctuaciones de los combustibles fósiles para su abastecimiento energético.

Queremos agradecer al Área científico- tecnológica, integrada por los departamentos de Física y Química, Biología y Geología , Matemáticas , Tecnología y Educación Física la organización de esta efeméride.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s