Vecinos incívicos

Desde hace tiempo hemos observado que el espacio ocupado por el huerto escolar es visto desde el exterior de nuestro centro, como un vertedero al que poder arrojar todos los restos que, por desidia, algún vecino incívico no quiere depositar en los cubos de basura, situados apenas 50 metros más adelante.

No se trata de un hecho aislado, pues durante el curso también nos encontramos con este mismo problema, incluso en más de una ocasión nos hemos encontrado con bolsas llenas de basura. Parece que nos encontramos con un «delincuente reincidente», que aprovecha para lanzar por encima de la tapia del instituto, con nocturnidad y alevosía, su basura.

Me parece muy triste que la falta de actividad del centro sea aprovechada por algún/a vecino/a para arrojar a nuestro huerto sus desperdicios, favoreciendo la proliferación de insectos, roedores y malos olores, perjudicando seriamente el duro trabajo que durante meses nuestro alumnado y profesorado ha realizado. Convirtiendo un espacio educativo en un lugar insalubre.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s